Al compararnos con los demás, suele ir implícito nuestro sesgo, lo que pensamos sobre cierta cualidad/destreza del otro o incluso la habilidad de la persona para resaltarla/fingirla. Tenemos poca información para concluir, para que el resultado pueda hacernos daño, victimizarnos o sirva de herramienta para infravalorarnos.

¿Tiene sentido compararnos con lo que no sabemos si es real?

❗️Creo que verdadero crecimiento sólo puede estar en uno mismo, en aprender de los errores, en qué podemos mejorar de nuestra situación actual y en seguir evolucionando en nuestra VIDA, en la que nos ha tocado vivir.

 Si nos bastase ser felices, la cosa sería facilísima; pero nosotros queremos ser más felices que los demás, y esto es casi siempre imposible, porque creemos que los demás son bastante más felices de lo que son en realidad.